¿Dónde quedo mi tesis, dude?


La tesis es un documento extenso, de mínimo de cincuenta páginas, por lo que su perdida puede ser una tragedia mayor. Pero dadas las herramientas disponibles hoy en día, no debe ser el caso, ya que tener respaldos automáticos y guardar versiones de forma automática no es nada difícil, y te puede salvar de un susto mayor.

Respaldos

Dependiendo de la plataforma que utilices puedes pedir que se respalde tu información de forma automática (Windows o Linux). Un respaldo de tu tesis local es importante en caso de accidentes menores, pero en caso de que tu sistema falle… un respaldo en otra máquina se vuelve esencial. Afortunadamente, servicios para compartir archivos en la “nube” hacen este proceso muy fácil. Algunas alternativas son:

Versiones

Además de tener una copia de respaldo de tu tesis, es esencial tener el historial de versiones de esta. Ya que muchas veces hacemos cambios en ella para luego cambiar de opinión y tenemos deseamos regresar a una versiones previa. Una opción, es guardar versiones de forma manual, pero afortunadamente editores como Word y Libre Office llevan este control por nosotros y es fácil regresar a versiones anteriores.

La mayoría de los servicios en la “nube” también también incluyen manejo de versiones. Basta con buscar en google para encontrar la forma de acceder a versiones anteriores de nuestros documentos respaldados.

Otra opción muy ad hoc en el aspecto computación es usar un sistema de control de versiones como lo son: subversion o git, para llevar el control de versiones de nuestros documentos. Esta opción funciona muy bien si está escrita en algún markup language o en LaTeX donde los cambios son muy locales en nuestros archivos fuente.

Resumen

¡Siempre, pero siempre, respalda y ten acceso a versiones anteriores de tu tesis!

Ver también


comments powered by Disqus